Etiquetas:

Primera lista de pruebas diagnósticas esenciales de la OMS para mejorar el diagnóstico de enfermedades y su tratamiento

Se calcula por ejemplo que el 46% de los adultos con diabetes de tipo 2 en el mundo no ha sido diagnosticado, por lo que corre el riesgo de sufrir complicaciones de salud graves y de soportar costos sanitarios más elevados. Diagnosticar tardíamente una enfermedad infecciosa como el VIH o la tuberculosis aumenta su riesgo de propagación y dificulta su tratamiento.

Para superar esa deficiencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado hoy su primera lista de pruebas diagnósticas esenciales, un catálogo de pruebas necesarias para diagnosticar las afecciones más comunes y algunas enfermedades de importancia mundial.

«Un diagnóstico preciso es el primer paso para recibir un tratamiento eficaz», dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. «Nadie debe sufrir o morir por falta de servicios de diagnóstico o de pruebas adecuadas».

La lista se centra en pruebas in vitro, es decir, pruebas de muestras humanas como sangre y orina, y contiene 113 pruebas: 58 para la detección y el diagnóstico de una amplia gama de afecciones comunes, lo que constituye un conjunto indispensable que puede servir de base para el cribado y tratamiento de pacientes, y 55 para la detección, diagnóstico y seguimiento de enfermedades «prioritarias» como el VIH, la tuberculosis, el paludismo, la hepatitis B y C, el virus del papiloma humano y la sífilis.

Algunas de las pruebas son especialmente adecuadas para centros de atención primaria de salud donde los servicios de laboratorio suelen estar mal dotados de recursos o incluso son inexistentes, por ejemplo, las pruebas con las que diagnosticar rápidamente el paludismo agudo en un niño o los glucómetros para detectar la diabetes. Se trata de pruebas que no requieren electricidad ni personal capacitado. Hay también otras pruebas más sofisticadas destinadas a instalaciones médicas de mayor magnitud.

«Nuestro objetivo es proporcionar una herramienta útil para todos los países para que realicen mejores pruebas y tratamientos pero también para que utilicen los fondos sanitarios de modo más eficiente centrándose en las pruebas verdaderamente imprescindibles», dijo Mariângela Simão, Subdirectora General de Acceso a Medicamentos, Vacunas y Productos Farmacéuticos de la OMS. «El otro objetivo que tenemos es recordar a los países y a los encargados de desarrollar pruebas que su lista debe incorporar pruebas de calidad, seguras y asequibles».

En la lista de pruebas diagnósticas esenciales se indica para cada categoría el tipo de prueba y el uso previsto, el formato y, si procede, si está destinada a la atención primaria de salud o a centros de salud con laboratorios. En la lista también figuran enlaces a directrices o publicaciones de la OMS y, si procede, a productos precalificados.

De modo semejante a la lista de medicamentos esenciales de la OMS, que lleva utilizándose cuatro decenios, la lista de pruebas diagnósticas esenciales tiene por objeto servir de referencia a los países para actualizar o elaborar su propia lista de pruebas diagnósticas esenciales. Para beneficiar verdaderamente a los pacientes, los gobiernos nacionales deberán velar por que se suministren pruebas adecuadas y de buena calidad, se forme a los trabajadores de la salud y se utilicen las pruebas de forma segura. Para ello la OMS ofrecerá apoyo a los países a medida que adapten la lista al contexto nacional.

La lista de pruebas diagnósticas esenciales se ha elaborado de resultas de un extenso proceso de consultas dentro y fuera de la OMS. El borrador de la lista lo revisó el Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico de la OMS sobre diagnósticos in vitro, un grupo de 19 expertos de todo el mundo.

La OMS actualizará la lista regularmente y, en los próximos meses, realizará una convocatoria para la presentación de nuevas categorías que podrán incorporarse en la próxima edición. La lista se ampliará significativamente en los próximos años cuando se incorporen otras esferas importantes, como la resistencia a los antimicrobianos, los nuevos patógenos, las enfermedades tropicales desatendidas y otras enfermedades no transmisibles.

Fuente: OMS



No hay comentarios:

Facebook