Etiquetas:

La temperatura afecta la eficacia de los insecticidas usados para combatir los mosquitos que transmiten la malaria

La aparición y propagación de mosquitos resistentes a los insecticidas actualmente utilizados contra la malaria es una amenaza a los esfuerzos para eliminar la enfermedad.

En África se han detectado mosquitos resistentes a los piretroides, la única clase de insecticidas aprobada para impregnar mosquiteros y muy usada para fumigar las casas.
Por ello, es esencial monitorear continuamente la susceptibilidad –o resistencia– de las principales especies de mosquitos Anopheles que transmiten la enfermedad. Se sabe que la eficacia de los insecticidas no solo depende del principio activo, sino también de otros factores, incluyendo la temperatura ambiental. Sin embargo, las pruebas de susceptibilidad normalmente se realizan en laboratorios o insectarios, donde las condiciones de  temperatura son siempre las mismas.

El equipo investigador exploró el efecto de la temperatura en la prueba estándar de resistencia, usando cepas resistentes o susceptibles de dos vectores importantes de la enfermedad (An. arabiensis y An. funestus). Se evaluó la toxicidad del piretroide deltametrina y del carbamato bendiocarb a diferentes temperaturas (18, 25 o 30°C).

Los resultados muestran que la temperatura afecta la toxicidad de ambos insecticidas, pero de manera diferente: el bendiocarb perdió eficacia a temperaturas más elevadas para ambos tipos de mosquitos, independientemente si eran susceptibles o resistentes al insecticida.

En cambio, las temperaturas altas disminuyeron la toxicidad de la deltametrina para An. arabiensis susceptibles, pero se observó lo contrario para An. arabiensis resistentes y An. funestus susceptibles. El butóxido de piperonilo (PBO), que inhibe los mecanismos de resistencia a piretroides, restauró completamente la susceptibilidad a todas las
temperaturas.

Resultados con precaución

A la hora de medir la eficacia de un insecticida, los resultados obtenidos en el laboratorio deben interpretarse con precaución si las pruebas se realizan a una sola temperatura. En el campo, las temperaturas pueden variar significativamente a lo largo de una misma jornada.
Realizar las pruebas de eficacia con mosquitos locales y en condiciones reales de terreno (que reflejen la estación del año y el momento del día en que los compuestos deben actuar), proporcionaría una información entomológica más correcta para la toma de decisiones basada en la evidencia. También es importante entender los procesos evolutivos
que rigen la aparición de resistencias para mejorar el manejo de estrategias de control vectorial y lograr eliminar la malaria.

Puede consultar el artículo completo, en inglés, haciendo clic aquí.

Fuente: REC



No hay comentarios:

Facebook